viernes, 6 de febrero de 2009

Topinambur, Introducción

Estrechamente relacionado al girasol, el topinambur (topinabour, como es conocido en Francia), papa chanchera o jerusalem artichoke (nombre en ingles), tiene su origen en norteamérica y fue introducida a Europa por medio de los colonizadores franceses a principios del siglo XVI, los cuales iniciaron su comercialización como una verdura para consumo humano (“sunchokes”), tiene el potencial productivo tanto como forraje para ganado, como para la producción de etanol y fructosa. También es una fuente rica de inulina, un polisacárido que estimula el crecimiento de bacterias del intestino beneficiosas y se comercializa como un fuerte ingrediente en la producción de alimentos saludables bajo en grasas.

En estos momentos, el principal uso del topinambur se relaciona con la alimentación de animales, ya sean bovinos o porcinos y en menor escala como alimento para jabalí, en forma exclusivamente de forraje verde y, en casos aislados, en silo. El topinambur también se utiliza en nutrición humana aprovechando sus altos contenidos de inulina, una macromolécula constituida principalmente por fructosas que le ofrece un nivel de edulcorante de hasta 3 veces mayor que la sacarosa. Además de sus propiedades probióticas que favores la proliferación de la flora intestinal benéfica, tanto en animales como en humanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada